Buenos días Sara, mi primera puta de lujo

A la mañana siguiente de mi primer encuentro sexual con Sara, una puta de lujo Barcelona, todo fue magnífico. Había follado por primera vez con una chica atractiva, aunque fuera una puta de lujo Barcelona
A la mañana siguiente ella estaba acostada boca arriba con las piernas abiertas. Yo estaba acostado de lado, viendo hacia ella. Cuando desperté amanecí empalmado por obvias razones. Cuando se despertó, se giró y se puso cara a cara. Sin decir nada baje mi mano lentamente hasta su parte íntima. ¡Ohh fue delicioso!

Sara puta de lujo Barcelona
Cogió mi mano y me indicó donde tocar, donde acariciar, la intensidad adecuada y a qué ritmo hacerlo. Empezó a tener su coñito bien humedo, y eso me puso muy cachondo. Si ya estaba empalmado, con eso aún me la puso mas dura.

¡Mmh, me encanta cuando me la metes suavemente! me decía la puta de lujo Barcelona.

Me encantó hacerle dedos, aprendí como a una mujer le gustaba masturbarse. De golpe, ella se destapó y me destapó ami tambien. Sin sábanas quedaron nuestros cuerpos desnudos al descubierto. Yo estaba sin palabras pero con una erección de campeonato. Me entraron unas ganas de follar que nunca había experimentado, pero también quería demostrarle que tocar no sabía. Pero hacerle sexo oral si que se me daba bién. Ante mi indecisión, ella de un salto se puso encima mio y con la mano se ayudo a introducirse mi polla. ¡Mmh, qué penetración más buena! Sentí una sensación muy caliente y húmeda. Estábamos los dos muy cachondos. Me encanto verla cabalgar encima mio.

Cuando se cansó, me dijo que me pusiera ahora yo encima. Pero le dije que prefería empezar con la postura del perrito. Así que se puso en cuatro. Pero sólo dio tiempo de hacer esta postura y ya. La verdad es que duré poco, me corrí bastante rápido.
Me hubiera gustado cumplir la fantasía de correrme dentro de la puta de lujo Barcelona, pero con el condón era tontería. Tuve que aguantar hasta que  sentí que ya no aguantaba más. Me quedaba poco para eyacular y saqué mi pene de golpe. Me quite el condón y me vine en su pechos.
Imposible olvidar estas horas con ella, en total fueron 12. Por fortuna no fueron las únicas.