Escort sumisa Barcelona

En Elegance Angels conocemos muy bien todo el mundo del BDSM. Tener un encuentro con una escort sumisa Barcelona es también muy excitante. Muchos clientes les gusta tener el control de la chica de compañía en el momento del acto sexual. Les pone mandar, dar ordenes, hasta castigar a las escorts sumisas. Por otra parte no siempre el hombre se excita siendo quien manda. Algunos les gusta más que las escorts de lujo sean las que lleven las riendas. Todo lo que conlleva el sexo sado se hace mediante unas señales y unas palabras claves. Todo queda en un juego entre la escort sumisa Barcelona y el cliente.

escort sumisa Barcelona escorts sumisasImpone tus reglas

Ser dominante es un arte. La escort sumisa acepta que el cliente sea su amo, como su único señor. La escort sumisa Barcelona solo debe obedecer, adorar y complacer a su amo. El amo debe encargarse de que la escort sumisa cumpla y satisfaga todos los deseos y ordenes que el diga.  Estas instrucciones del cliente dominante a la escort sumisa se dicen con palabras, gestos o si no es obediente pues a latigazos. La escort sumisa ha de cumplir todas las órdenes contestando: sí, mi amo. La escort sumisa intentará complacerte para que le des su recompensa. Ellas saben que si no obedecen no tendrán una compensación sexual de su amo. En este servicio no siempre hay sexo, puede no haber contacto físico.

Dominantes y Sumisas

En este servicio donde hay un dominante y una sumisa también puede darse el caso de que la escort sea la dominante y el hombre el sumiso.Hay que ponerse de acuerdo y establecer las reglas de este juego. Este servicio no deja de ser un juego muy erótico donde se activan los deseos y necesidades más oscuras en el sexo. El dolor se convierte en placer. Se trata de jugar con el poder. Para algunos clientes, es la única forma de llegar al orgasmo más placentero que existe. Para otros, una nueva forma de descubrir los secretos de la sexualidad.

Escorts sumisas en Barcelona

En Elegance Angels encontrarás escorts sumisas. Chicas que pueden desempeñar tanto el papel de sumisas como de dominantes. Son profesionales en estos servicios, así que si es tu primera vez estás en buenas manos. Solo tienes que establecer la intensidad y las palabras o códigos secretos para decir STOP.